Viernes 9 de Diciembre de 2022

22.6°

EL CLIMA EN CONCORDIA

INTERNACIONAL

17 de febrero de 2022

17/02/2022: “Invada o no, Putin ha dañado a Rusia”: el revelador editorial de “The Economist” sobre la crisis en Ucrania

Un análisis del medio británico explica por qué el mandatario ruso es el verdadero perdedor de este conflicto que mantiene al mundo en vilo

En una aparición televisiva el 14 de febrero, Vladimir Putin respondió “bien” a la propuesta de su ministro de Relaciones Exteriores de que la diplomacia debería continuar para solucionar el conflicto de Ucrania, y, al día siguiente, el Ministerio de Defensa de Rusia dijo que parte de los aproximadamente 180.000 efectivos que ha desplegado en sus fronteras con Ucrania se retirarían luego de haber completado sus ejercicios militares. Sin embargo, pronto se comprobó que muchas unidades se estaban preparando para luchar.

Así, muchos funcionarios de seguridad occidentales lo acusaron de mentir, redoblando sus advertencias sobre una inminente invasión rusa. “Incluso si las tropas se retiran, esta crisis aún no ha terminado. Y, pase lo que pase, con guerra o sin guerra, Putin ha dañado a su país al manipularlo”, reza un perspicaz editorial publicado el jueves en The Economist.

“Muchos observadores occidentales cuestionarían ese juicio. Sin disparar un tiro, señalan, Putin se ha convertido en el centro de atención mundial, demostrando que Rusia importa una vez más. (...) Y en casa ha subrayado su habilidad política y se ha distraído de las dificultades económicas y la represión de figuras de la oposición como Alexei Navalny, quien esta semana fue nuevamente llevado ante un juez. Sin embargo, estas ganancias son tácticas. Aunque Putin las logró, en un sentido más duradero y estratégico, perdió terreno”, reza el editorial.

Continúa explicando que Occidente acordó un paquete de sanciones más duro que en 2014, cuando Rusia se anexó Crimea. Alemania, después de haber respaldado el nuevo gasoducto Nord Stream 2, ha aceptado que el gas ruso es un problema con el que debe lidiar y que una invasión acabaría con el proyecto. “Si Putin imaginó que sus amenazas serían respondidas con papilla occidental, se ha desengañado”.

Ucrania ciertamente ha sufrido. Pero la crisis también ha reafirmado el sentimiento popular entre los ucranianos de que su destino está en Occidente”, explica The Economist. “Es cierto que Putin obtuvo garantías de que Ucrania no está a punto de unirse a la OTAN, pero fueron baratas, porque la membresía siempre fue remota. Lo que importa más es que, habiendo sido descuidada en los últimos años, Ucrania disfruta del apoyo diplomático y militar sin precedentes de Occidente. Esos lazos, forjados en la crisis, no se disolverán repentinamente si las fuerzas rusas retroceden. Una vez más, es lo contrario de lo que quería Putin”.

La derrota más intrigante de Putin es en casa”, se afirma, ya que Rusia ha intentado construir una economía tipo fortaleza.: “Ha aumentado sus reservas y reducido la parte de ellas en dólares. Ha reducido la dependencia de las empresas del capital extranjero y ha trabajado arduamente para construir su ‘pilar tecnológico’. También se ha acercado a China con la esperanza de encontrar un comprador alternativo para los hidrocarburos que siguen siendo su principal fuente de divisas”.

 

Aunque estas acciones han disminuido, el daño potencial de las sanciones occidentales, no lo han eliminado, ya que “la UE todavía recibe el 27% de todas las exportaciones rusas; China alrededor de la mitad de eso”. En caso de un conflicto grave, las sanciones a través de la red de transacciones bancarias swift o sobre los grandes bancos rusos paralizarían el sistema financiero.

Putin puede vivir con esta interdependencia o volverse más hacia China. Sin embargo, eso condenaría a Rusia a ser el socio menor de un régimen poco sentimental que lo ve como un compinche diplomático y una fuente atrasada de productos básicos baratos. Ese es un yugo bajo el cual Putin se irritaría”, dice el medio con base en Londres.

¿Y si Putin invadiera? “Además de devastar Ucrania, la guerra haría mucho más daño a Rusia que la amenaza de guerra. Occidente estaría más galvanizado y más decidido a dar la espalda al gas ruso; Ucrania se convertiría en una Rusia adolorida y sangrante de dinero y hombres; y el señor Putin sería un paria. La propia Rusia se vería arruinada, a corto plazo por las sanciones y más tarde por una autarquía y una represión aún más profundas”.

 

Y finaliza sanjante: “Putin se ha puesto a sí mismo contra la pared. Podría arremeter. Sin embargo, una retirada ahora, con sus ambiciones frustradas, solo puede conducir a un ataque más tarde. Al hacer frente a la amenaza que representa, Occidente tiene la mejor oportunidad de disuadir esa fatídica elección”.

COMPARTIR:

Comentarios